Al principio, la práctica de enfermería englobaba muchos papeles, la enfermera se centraba en medidas de confort y en la conservación del ambiente higiénico además formaba parte de la práctica los papeles de farmacéutico, dietitsta, fisioterapeuta y asistente social. La enfermera como administradora de los cuidados cubría todas las necesidades de cuidados de los usuarios. Desde aquel entonces, ha sucedido una serie de cambios sociales, científicos, tecnológicos, económicos, educativos, y políticos que han modificado las dimensiones de la práctica de enfermería.

Durante el proceso evolutivo, el hilo conductor que ha permanecido, es la idea que la enfermera se centre en las necesidades totales del usuario. Sin embargo los factores anteriormente identificados han modificado también la complejidad del sistema del cuidado de la salud. Han surgido disciplinas; fisioterapia, servicio social, nutrición que ayudan a cubrir las necesidades del usuario y el papel que desempeñaba como prestadora de servicios auxiliares a pasado a ser gerente de servicios de enfermería y prestadora de servicios.

Esto permite a la enfermera a concentrarse en los conocimientos únicos (obtenidos a través de las ciencias naturales, ciencias sociales y humanísticas) de enfermería, en la resolución de los problemas del usuario, a través del proceso de enfermería.

En este orden de ideas señala (Hubert 1999) “La enfermería es una profesión de servicios cuya visión es el cuidado de lo seres humanos en sus experiencias de salud y enfermedad”.

La primera definición de enfermería la hizo Florence Nigtingalemen 1859, define la enfermería como: “Aquello que se encarga de la salud personal……. Y lo que enfermería tiene que hacer….es poner el paciente en la mejor condición para que la naturaleza actué sobre él”.

Virginia Henderson (1961) señala que la enfermería era “ayudar al individuo sano y enfermo, a realizar aquellas actividades que contribuyan a la salud o la recuperación (o morir en paz) que el individuo realizaría por si mismo. Si tuviera las fuerzas, los deseos o los conocimientos necesarios”

Fagine (1978) Sugiere “la enfermería se define como el mantenimiento de la salud, la atención de la persona sobre las fases ayuda de una enfermedad y rehabilitación y la restauración de la salud”

Algunas organizaciones profesionales han definido la enfermería. La A.N.A. (1980) (Asociación Norteamérica de enfermería) la define como “El diagnósticos y tratamiento de las respuestas humanas a los problemas de salud, reales y potenciales”. Esta definición refleja la evolución histórica de la profesión y su base teórica. Las características antes señaladas permiten opinar, que cuando se comparte esta visión acerca de la enfermería, se genera una postura distinta que permitirá ejecutar una práctica diferente de enfermería en cualquiera de los niveles de atención, así como en la función de gestión, investigación, educación y servicio.

Así, en 1983 Carpenito introdujo un modelo para la práctica de enfermería que describe las dos situaciones clínicas en la que intervienen las enfermeras: como asistente primario y en colaboración con otras disciplinas. Este enfoque, diferencia la practica de enfermería de otras disciplinas del cuidado de la salud. Bajo este enfoque, los elementos de la práctica estarían conformados por los: diagnósticos de enfermería, los problemas interdisciplinarios y las intervenciones de enfermería.

Los diagnósticos de enfermería permiten orientar la práctica hacía las respuestas de las personas y grupos hacía situaciones, donde enfermería puede describir intervenciones para lograr resultados. Los problemas interdependientes son ciertas complicaciones fisiológicas que han resultado o pueden resultar de situaciones fisiopatologiítas o relacionadas con el tratamiento. Las enfermeras memorizan al paciente para detectar su inicio o controlar su evolución. A continuación se muestra un abanico de respuestas humanas donde actúa enfermería:

1. Limitaciones en los autocuidados.

2. Deterioro de la funcionalidad en áreas como el reposo, el sueño, la ventilación, la circulación, la actividad, la nutrición, la eliminación, la piel, la sexualidad.

3. Dolor y malestar.

4. Problemas emocionales relacionados con la enfermedad y el tratamiento, acontecimientos que ponen en peligro la vida, o experiencias diarias, como la ansiedad, la pérdida, soledad y la aflicción.

5. Distorsión de funciones simbólicas, que se refleja en los procesos interpersonales e intelectuales, como las alucinaciones.

6. Deficiencias en la toma de decisiones y la capacidad de hacer elecciones personales.

7. Cambios en la imagen personal requeridos por el estado de salud.

8. Percepción disfuncional de lo orientado hacia la salud.

9. Tensiones relacionadas con procesos vitales, como el nacimiento, el crecimiento y el desarrollo, y la muerte.

10. Relaciones afiliativas problemáticas.

Intervenciones de enfermería: Es una acción autónoma basada en el razonamiento científico ejecutado por la enfermera para beneficiar a la persona, familia o comunidad, relacionada con el objetivo y el diagnóstico de enfermería.

Tipo de intervención: Estas se reducen a:

1. Independientes: Son prescritos por las enfermeras y están relacionadas con los problemas de enfermería.

2. Delegadas: Son prescritas por el médico.

El modelo bifocal para la práctica clínica de enfermería favorece la comprensión de las contribuciones específicas de enfermería al cuidar de las personas, familia y grupos como objetivos del servicio.